Declaración de intenciones

Antes de nada daros la bienvenida a este modesto Blog.
Bueno compañeros, como veis, aquello que se inicio como una conversación de chigre entre dos amigos, continuó con diversos contactos y reuniones de gente con voluntad y comprometidos con nuestra memoria y raíces, ha transformado aquel proyecto de recuperar lazos en una realidad.
Nuestro sueño es, con todo el respeto y la humildad, seguir siendo la voz unida de todos los mineros del Pozo Tres Amigos, nuestro pozo, de aquellos que no renuncian a su pasado, pero tampoco al porvenir.
Y es que las cuencas mineras padecen la peor de las enfermedades que nuestro trabajo podría producir, la enfermedad degenerativa del olvido y el abandono. Algunos habitantes de las cuencas recordamos con nostalgia, los tiempos en los que el carbón era el modo de vida de casi todo el mundo, y los mineros “éramos una raza única e irrepetible”. Por eso es por lo que queremos mantener la memoria, las vivencias, nuestros recuerdos….. una parte muy importante de nosotros mismos, de nuestra vida.
Así que ya sabéis, disfrutad del Blog y animaros a contactar y trabajar con nosotros para mejorar, para animarnos, para criticarnos, para enviarnos fotos o documentos, etc, todo ello a través del siguiente correo electrónico
pozotresamigos@gmail.com

¡¡ Esperamos vuestros correos!!
¡¡Os esperamos!!

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Mas humor

Un "pijo extranjeru" o sea, del puertu palla, llega a Asturias en su Golf, lo aparca y entra todo chulo en un bar de pueblo. Llama al camarero y le dice:
- Chico, ven aquí
El camarero llega y le dice
- Aqui N'Asturies no se diz chico, así que nun vuelvallamame así. Pues llamame Jefe, camarero, guaje, nenu, mozu, Tío...pero chico NO... no vuelvas facelo...
El pijo se empieza a mosquear y le dice:
- Vale, TIO, no pasa nada. Ponme un vasito de cerveza
A lo que el camarero le contesta:
- Equí N'Asturies nun tenemos 'vasitos de cerveza'.
Pueo ponete: una cerveza, una caña, una jarra, un quintu, una birra, una
garimba, un zurito, un corto o incluso un cachi... pero 'un vasito de cerveza'... no
El chulito ya con un rebote de cojones le dice
- Vaya!, pues ponme una caña, TIO. Y de camino traeme unas olivitas
El camarero mira al pijo tou mosqueao y moviendo la cabeza hacia los lados le dice:
- Equí n'Asturies no tenemos olivitas, puedo ponete unes aceitunes si ye lo que quies. Téngoles tambien con anchoes
El tio ya aguantándose para no lanzarse al cuello a por el camarero, le dice:
- Manda cojones el TIO! pues ponme unas aceitunas
El camarero se va y le trae lo que le han pedido.
Al cabo de un rato el madrileno paga al camarero y cuando éste le devuelve el cambio le dice:
- Un segundo tú, que tengo curiosidad,
Aqui en Asturias ¿cómo se les llama a los Gilipollas???
Y le contesta el camarero:
-Equí no los llamamos, ya vienen ellos solos pola autopista....

El prexubilau

Un poquito de humor para que se vea que no todo son ventajas en los prejubilaos.

 El día que me prexubilé, sentime el home más feliz del mundo, por fin diva poder vivir sin madrugar.
Pero la mujer mía pensaba otra cosa y ya el primer día, subiome la persiana a les 8.
----Arriba que tengo que facer la cama.
Cagunmimantu, las 8 y ya tenía que facer la cama.
Fui pal salón,  tírome nel sofá  y  diz:
----¡Qué faes ahí tirau¡. Llarga que tengo que pasar la aspirador. ¡Que ye!, ¿pienses pasar to la xubilación tirau nel sofá?.
  ...To la xubilación, ….   ¡¡Si llera el primer día!!
Pa nun reñir entame a dir de paseo,  garré amigos y ahora somos unos… 23.  Vamos tos xuntos.  A les 9 ya nun hay quien ande, ta petao  de gente.  Así que  empezamos a madrugar cada vez más y ahora ya nos levantamos a les 5 y media,… ¡¡pa poder caminar tranquilos!!.
  Vuelvo pa casa, aséome y al volver salir,  ya desde el primer día,  dizme:
----de la que vienes trai-el pan, anda, cariñín…
    Luego fueron los tomates, les patates...  To lo que se-i olvidaba a ella.   Ayer fízome encargau general de  compras.
   Ahora tengo que facer la compra y quier que gaste poco, así que:
   l’azucar voy compralo nel Alimerka, l’áceite en Mercadona, el detergente en Prica, la fruta en Corte Inglés, los yogures en Dia, y los arbeyos…, los arbeyos nel Árbol.
   A los amigos míos paso-yos lo mismo y como somos prexubilaos, que no tontos, separámonos en grupos y vamos ca grupo pa un yau, pa ganar tiempu, luego repartimos les coses y facemos cuentes.
  A les 11 tócanos la revisión de obres, tenemos controlaes 18. Vamos payá y apalancamos los 23 pa un yau de la obra. Nel centro, que yel mejor sitiu, no podemos ponemos, eso ta reservao pa los más vieyos, los más antiguos…, Los Xubilaos.
  Ayer un xubilau de banca dixo que taben mal puestos unos ladrillos, ¡¡armose la de Dios!!.
  Nel grupu míu hay un que fue albañil y dixio-i:
---- Tú que sabrás..., faltosu, si siempre tuviste nel banco calentando el asientu la silla. Sabrelo yo, que soy albañil.
   Y diz el otru:
---- Que soy no..., dirás que fuiste.
---- Ye lo mismo, eso nun se olvida nunca. Ye como andar en bicicleta.
   A las 6 ya me tan llamando, la muyer y la fía, padir de cursillos.
--¿Qué ye hom?.  ¿Vas tar prexubiláu sin facer ná?,
¡¡ atrófiate la cabeza!!.
   Así que: llunes y miércoles tengo interné, martes y xueves, encaje de bolillos y el viernes,… el viernes, baile!.
  A les 10, después de cenar, siéntome nel sofá y caigo fritu. Ye entonces  cuando siento un codazu nel yombu…
---- ¡¡Venga, vete pa la cama que ya tas roncando!!

Non, ¡¡si debes tar derrangáu de tar tol día folgándola!!

Por estas fechas

Envío como felicitación navideña el adjunto poema. Me duele mucho la penitencia de quienes no tienen qué comer, dónde cobijarse, en qué trabajar. Y yo sé que con eso de desear Felicidad y Prosperidad no basta. Pido disculpas a los amigos y conocidos por, aprovechando estas fechas, escribir  estas cosas, tan distintas  las habituales. Un plato de sopas es para muchos, un manjar  mejor que los que disfrutan los ricos, los  poderosos, los políticos, los reyes, los abades, los banqueros, los corruptos, los gobernantes  rajoyanos...pero, al paso que vamos, ni ese plato de sopas van  o vamos a tener los abatidos por el actual Gobierno del Pepé.
Por eso mis mejores deseos es que, quien no tenga dónde caerse muerto, disfrute de ¡Salud y Paz! ya que no de trabajo, más de cuatro veces,  para poder disfrutar  del pan que  otros les quitan.

Por estas fechas, amigos,
en estas fechas, derechas / a engañarnos con las fechas,
vamos todos, mal testigos,/ deseando  bien y abrigos
al que topamos al paso,  / desahuciado, el pan  escaso
que vive  de  caridad:/  ¡Hermano,  felicidad!
aunque esté durmiendo al raso.

¡Qué bien amigos, ya ven
que por todas estas fechas,/ se usan frases bien hechas
para desearnos bien... / Felicidad cien por cien;
alegría en Tierra y Viento;/ bienestar, paz y  contento,
es decir,  ¡ Felicidad! /porque en Belén, sin edad,
hubo un raro nacimiento....

Nace un niño –tal se cuenta---
de una madre inmaculada,/ que, sin varón, fue preñada
y, después, fue parturienta./ ¡Milagro! Sin herramienta
ocurrió lo que ocurrió : / que en un pesebre nació
un niño para la gloria,/ del que se cuenta una historia
que acabó mal, cual se vio....

Ello fue que tras nacer,
empieza su desventura; / que el rey  su muerte procura
y, claro, hay que correr ./ Y escapar. Y padecer.
Y ver que, según crecía, / en el templo, y cada día
era todo vil comercio./ Y todo por un sestercio
que el sacerdote obtenía...

Así que se solivianta
aquel que, de niño a mozo,/ se indigna del alborozo
del clero, que reza y canta./ ---O rezaba. Y les espanta
a sonoros latigazos.../ --¡Hipócritas! Mis rechazos
son por vuestra villanía,/ vil comercio, hipocresía
de  deleznables abrazos

Después  se fue a meditar
al Desierto, y a vivir / de milagro, al     acudir
al Muerto Mar, a pescar./ De Magdala se saciar
del agua que ella le dio ./ Después, obrar como obró,
resucitando y sanando / a Lázaro, que fue contando
que Jesús le  renació ...

Después, Sermón tras Sermón
“en la Montaña y el llano”,/ hasta que llenó al romano
Pilatos tanto oración. / Caifás y Pilaos son
de Roma todo el poder. / Son la Ley, son el deber
y la fuerza indiscutible; / son  y han sido lo posible
de lo que hubo de ser...

Así la Historia. Y detrás
de los hechos conocidos,/ Cristo en la Cruz, con bandido;
libres  Pilato y Caifás.../ ¡Y ahí sigue muerto. Y más,
siempre sangrando la herida,/ del niño aquel en que anida
un futuro nunca visto,/ que acabó con Jesucristo
por los siglos de la vida...

Albino Suárez


jueves, 19 de diciembre de 2013

Felices Fiestas


Para los mineros  compañerismo no siempre es amistad, pero amistad siempre es compañerismo; valora la amistad, serás más rico que si valoras el dinero, piensa que alguien que no tiene amigos, puede que sea alguien que no se los merece.
Disfrutad en compañía, de estas entrañables fechas.

Un año mas, deseamos lo mejor a nuestros compañeros, sus familias y en general a todas las Cuencas Mineras.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Imagenes de la 4ª comida reunión de trabajadores del Pozo Tres Amigos (2ª entrega)

Os dejamos una nueva entrega de fotos que nos han pasado Sindo, miembro de la Hermandad Santa Barbara, nuestra anfitriona de este año, y nuestro compañero Canga.
A disfrutarlas.

sábado, 7 de diciembre de 2013

Imagenes de la 4ª comida reunión de trabajadores del Pozo Tres Amigos

Un año mas, y gracias al estupendo y desinteresado trabajo de nuestros amigos y compañeros de FECHU N´ASTURIES, os traemos el reportaje gráfico de un inolvidable día de unión y compañerismo. 
Si alguno tenéis mas fotos y queréis que las unamos a estas, poneros en contacto con nosotros, todos los compañeros os lo agradeceremos.

Agradecimiento de Manuel Llaneza

Como de bien nacidos es ser agradecidos, queremos dar las gracias a todos los que nos habéis transmitido muestras de apoyo por nuestro trabajo en pos de reunir a los compañeros, y por dotar de contenidos los actos a los que os convocamos.
Y como no podía ser menos, en especial a alguien que no duda en hacerlo en publico y ante todo el grupo. Os dejamos las palabras de "Manolin el lampisteru"
Manolin tocando el "turullu" 


Buenas tardes. Un saludo a todos. Yo, Manuel Llaneza, un año mas tengo la suerte de poder pedir un aplauso para estos compañeros que siguen teniendo la ilusión de que cada año nos juntemos para compartir nuestras andanzas en el trabajo, en aquellos días a veces fáciles, a veces difíciles, que nos toco vivir y que terminaron por convertir el nombre del Pozo “Tres Amigos” en el de “Cientos de amigos”. Un aplauso.
Y ahora como anécdota, si me permitís, me gustaría contaros un recuerdo que se me vino a la mente al llegar a casa después de la comida del año pasado. Si recordáis el tiempo no nos acompañó y llovió bastante ese día, así que llegué a casa con una gran mojadura, y mi mujer me dijo “anda mojástete” fue entonces cuando recordé las palabras que oía frecuentemente en mi puesto de trabajo cuando alguno de los compañeros salía antes de terminar la jornada: a mi pregunta ¿Qué paso, mancástete? La respuesta era “no, no, ye que me moje”.

Gracias.

Orgulloso una vez más

El pasado 4 de diciembre, día de nuestra patrona Santa Bárbara, he vuelto a sentirme orgulloso de pertenecer a esa raza, estirpe o grupo de chiflados que valoran, añoran o sienten en sus entrañas aquello de ser minero.
Por que lo de sentirse minero es algo más que una frase que se utiliza en el chigre, 
Por que ser mineros es algo que se siente por dentro,
Por que ser mineros es algo innato y que no se olvida, 
Por que ser mineros evoca la solidaridad y el compañerismo,
Por que ser mineros significa respeto a las tradiciones.
Rescatar del olvido la tradición de honrar a los compañeros que perdimos, fue algo maravilloso. 
Orgulloso de volver a sentirme minero y compañero. 
Acudir a la ofrenda floral como homenaje a los mineros fallecidos el día de nuestra patrona y ponerme detrás del ramo del que colgaba una banda “Compañeros del pozo Tres Amigos”, rodeado de un centenar de…. Compañeros del pozo, fue algo hermoso.
Compañeros que estábamos allí porque desde muy dentro nos encantó recibir la convocatoria de asistencia y antepusimos el acto a cualquier otro quehacer de ese día.
Estos actos no deben llevar banderas, colores ni siglas que no sean las de COMPAÑEROS.
Orgulloso de ser uno de los trabajadores de Tres Amigos, que aún teniendo la ideología política o sindical que tengamos cada uno, para estas cosas nos cogemos todos de la mano haciendo una piña. 
Orgulloso una vez más de tener estos compañeros y de ser uno de ellos.

viernes, 6 de diciembre de 2013

Homenaje a nuestros compañeros fallecidos

Hace unos días os pedíamos vuestra participación en la ofrenda floral a las víctimas de la minería, que se realizaría frente al mítico monumento al Minero, aquel que se erigió como homenaje a los mineros a raíz del fatídico accidente  del 31 de agosto de 1995, fecha en la que perdieron la vida 14 trabajadores en el pozo San Nicolás y ubicado junto al antiguo pozo Barredo, hoy Campus universitario. Los que fuimos, somos y seguiremos siendo de por vida mineros, pensamos que nuestros compañeros fallecidos, además de sus familias, se merecen ser recordados: por su trabajo, su sufrimiento y valentía. 
Ademas, este año una nueva tragedia múltiple en la minería, hacia si cabe, aun mas necesaria nuestra presencia en unos actos, hasta ahora, devaluados y sin participación. Por ello nuestro llamamiento, porque aunque hayamos sufrido no hemos perdido la esperanza; nuestros compañeros se lo merecen, todos nos lo merecemos.
Y la respuesta, vuestra respuesta, que os vamos a decir ..... ha superado muy de largo nuestras mejores expectativas. Si habéis visto la Tpa o leído la prensa, veríais que los trabajadores del Pozo Tres Amigos marcamos una vez mas la linea a otros pozos o colectivos, y solo por hacer aquello en lo que creemos. 
Desde aquí solo nos queda daros las gracias.


Pregón de Andrés Velasco González

Os reproducimos el pregón que, nuestro amigo y ya compañero, Andres Velasco, nieto de uno de los Pepitos que teníamos de vigilantes en el pozu, nos contó el pasado dia 30 de Noviembre, en la carpa del parque Jovellanos con motivo de nuestra 4ª Reunión. Próximamente os pondremos el vídeo para aquellos que prefiráis escucharlo.
Gracias Andrés. 
Buenos días a todos. 
Cuando en junio me llamó Florín para decirme que habían pensado en mí como pregonero para esta comida no dude en decirle que sí. Y no lo hice porque aunque yo no trabajé nunca en la mina, y los pozos que conozco solo los he pisado por fuera, me siento uno más de la familia minera. A ella me unen lazos de sangre, que son los que me han traído hoy aquí. 
Bueno, que mi trabajo también me une a vosotros, porque decirme, ¿Cuántos de vosotros no habéis utilizado alguna vez las páginas de La Nueva España para envolver el bocadillo que llevabais para comer al pozo?
Bromas aparte, desde que nací mamé ese espíritu de lucha, de carácter, de compañerismo y de solidaridad que todos y cada uno de vosotros, como mineros encarnáis. Y en mi casa siempre he tenido muchos ejemplos de ello. Mi padre, José Ramón, sin ir más lejos, no trabajó como vosotros en Tres Amigos, pero sí conoce otros pozos como Candín, Fondón o Santiago, donde desarrolló su carrera en la minería hasta que se prejubiló, y entonces pasó a desempeñar su actividad laboral y a pluriemplearse... en las pistas de tenis de Vega de Arriba y fregando los cacharros en casa. Mi madre Trini, mi abuela, Nieves, que además perdió un hermano en la mina, mi propia hermana Lucia o mi novia Laura, tampoco son ni fueron mineras, pero como igual que las mujeres de vuestras casas, también sufrieron los miedos que provoca tener a alguien cercano trabajando en la mina. Una mina en concreto, la vuestra, la de Tres Amigos, en la que trabajó muchos años, tantos como 26, José Antonio González, Pepito, mi abuelo, del que hoy os voy a hablar y por el que hoy estoy aquí.
Entró en el pozo a los 14 años, en Figaredo, el único sitio donde cogían a guajes de esa edad. Ahora eso ya no se lleva. Llegó a Tres Amigos en el año 64, y allí codo con codo con muchos de vosotros, picó carbón durante, como dije 26 años. Perdió compañeros, paso buenos momentos, otros más complicados, pero hoy está aquí junto a vosotros y junto a mí, siendo una de las personas por las que gracias a él yo soy quien soy. Los primeros años de mi vida me crié en su casa, y pese a que los años pasan, nos hacemos mayores y nos independizamos un poco, sigue y seguirá siendo una pata fundamental en mi vida.
Recuerdo aquellos años en los que vivíamos en el barrio de Arroxo, en una casa con jardín, en la que lo único que hacía era romper los rosales que mi güelu plantaba a balonazos y jugar en aquella casa. También quería contaros una anécdota que recordaba de cuando veía a Pepito llegar a casa con la calva llena de postillas y heridas. Pero amigos, hace unos días se me cayó el mito, y me enteré de que llevo casi 30 años engañado. ¿Porque os digo esto?...  Cuando yo le preguntaba a mi abuelo que que era lo que había pasado y porque tenía heridas en la cabeza, el siempre me respondía lo mismo: “fue un costeru”. Yo, inocente de mí, me lo creía. Puede pasar, ¿no? Pues bien, la semana pasada, como os decía, se me cayó el mito. Resulta que de costeros, nada de nada. En la casa en la que vivíamos entonces teníamos un sotano con poca altura, y Pepito, que siempre fue muy amigo de hacer chapuzas, pasaba allí mucho tiempo, y sin casco, no como en la mina, con lo que más de una vez, aquellas heridas de la cabeza venían de rozar con el techo del sotano… Menudos costeros había allí abajo…
Amigos, la minería hoy en día no es lo que era, y parece ser que pronto, sencillamente, dejará de ser. Los pozos en los que vuestros compañeros se dejan día a día la salud, y algunos se han dejado la vida, van a cerrar. Y lo van a hacer porque es mucho más barato traer el carbón de países en los que los derechos de los trabajadores, esos por los que también luchasteis vosotros y seguro que os costó más de un disgusto obtener, esos derechos, se ningunean. Es más barato traer el carbón de Colombia o Sudáfrica, sacado en condiciones infrahumanas, que explotar el propio. Los que mandan, que son los que tienen un su mano cambiar o no las cosas, han decidido que la mina en Asturias y en España ya no vale, ya no es buena, y hay que cerrarla. Que hay que cortar los cables de las jaulas, como hicieron en el año 2000 con la vuestra del pozo tres Amigos, enterrando allí una historia que cada año os encargáis de recuperar con estas reuniones para que a nadie se le olvide, que allí, en Tres Amigos, se sacó carbón, mucho carbón.
Por mi trabajo, sobre todo en estos dos últimos años me ha tocado vivir muy de cerca todo el conflicto alrededor de la minería. También tragedias, como la de León de hace unas semanas. He tratado de contar día a día en el periódico todo lo que ocurría, de la manera más objetiva posible, aunque bien es cierto que siendo de corazón minero y de familia minera a veces se hace muy difícil. Cuando ves injusticias, cuando ves gente sufrir por sus puestos de trabajo, por su futuro, por el de sus hijos o nietos, es muy difícil mantenerte al margen como un mero observador que trata de contar las historias tal y como suceden.
El año pasado participé en la marcha negra durante buena parte de la misma. Allí me di cuenta realmente de lo que era la familia minera. Más allá de las diferencias que pudiera haber entre unos y otros, todos somos personas, lo cierto es que entre los casi 200 hombres y mujeres que participaron, el sentimiento de hermandad era generalizado. La lucha solo tenía un objetivo, salvar el carbón, salvar las minas, salvar las comarcas mineras.
Unas comarcas mineras, por otra parte, en las que cada vez hay menos población. Cada vez somos menos porque los jóvenes, y vosotros lo sabéis bien porque seguro que tenéis algún caso cerca, nos vemos obligados a coger las maletas, y salir de una tierra que nos vio nacer pero que nos obligan a abandonar. Vosotros, amigos, sois un ejemplo de que los jóvenes debemos luchar también por nuestra tierra, por el futuro de estas comarcas, porque nos den alternativas para evitar que todo esto se quede como un solar.
 Amigos, hoy es un día especial para vosotros, y también para mí. Me siento muy orgulloso de estar aquí dirigiéndoos estas palabras, y más aun sabiendo que es la primera vez que hacéis esta reunión en Mieres, la villa que me vio nacer, en la que trabajo, en la que vivo y a la que quiero.

Ý para despedirme solo quiero lanzaros un mensaje de respeto y de cariño. Sois un auténtico ejemplo para las generaciones venideras. Gracias a vosotros, muchos podemos vivir con ciertos derechos que sin la lucha obrera de la que los mineros sois punta de lanza, jamás se habrían conseguido. Seguid así, continuad con estas reuniones, y haced que la memoria de ese pozo en el que trabajasteis, Sela, Tres Amigos, siga viva para siempre. ¡Puxan los mineros! ¡Puxa Tres Amigos!.

Mineros que leen

A veces trabajar con una cámara grabando testimonios personales puede ser mucho más que una simple actividad laboral. Es en estas contadas ocasiones cuando más sentido cobra la afirmación de Rabiger “si a menos de 15 kilómetros a tu alrededor no encuentras una historia que contar, cambia de oficio”.
Es cierto que desde mi estudio hay una distancia mayor hasta la cuenca, donde tomé memoria gráfica de los recuerdos de aquel grupo de mineros retirados. Pero no lo es menos que dejaron de importarme los gastos de producción en cuanto pude encuadrar aquellas manos. De repente, en el visor de mi equipo tomaron cuerpo músculos en escorzo, ceños fruncidos, miradas profundas como la caña del pozo que, periódicamente, les prestaba y arrebataba la luz del sol. No podía enfocar sin tener presentes a aquellas mujeres que siempre esperaban con los guajes y el alma llena de angustia.
A través del lento desgranar de sus recuerdos iba tomando cuerpo toda una forma de entender la vida. Se justificaba en cada dato el hecho cultural irrenunciable de su lucha por la supervivencia. Cuando hablaban, con esa franqueza en la mirada, de las jornadas interminables; de lo que era barrenar a polvo, sin protección alguna; de los salarios miserables; de las triquiñuelas al falsear la edad, para poder ir a pedir modo y empezar en el tajo; de la fame que pasaron y de la que era preferible no acordarse; la vida, nuestra vida de hoy en día se posterizaba grotesca y yo sólo anhelaba que siguiesen contando más y más.
Nunca podré olvidar el relato, escalofriante en su sencillez, de la decisiva intervención de uno de ellos en el salvamento de otro. Las frases cruzadas de ambos; lo providencial de aquel taponar una hemorragia por la que la vida escapaba a borbotones. La presencia de los dos mineros contando a cámara su historia me hizo comprender de una forma indeleble de qué pasta estaba hecha esa gente.
Y hablaron de la represión; de la crueldad de las palizas; de la progresiva toma de conciencia de clase; de la camaradería; de la solidaridad. En sus historias se palpaba un trasfondo común; habían participado en la creación de una sociedad que, para bien o para mal, iba a configurar un futuro diferente para los suyos. Todos llegaban a un punto en el que pasaban de ascender por una cuesta empinada de recuerdos progresivamente más amables: las celebraciones, las fiestas en su patrona, la mejora de las condiciones laborales y de seguridad, el ver cómo sus hijos salían adelante; y de pronto se pronunciaba la palabra maldita, futuro. Y a todos ellos se les torcía el gesto.
Este puñado de luchadores, tallados en el acero del sacrificio diario, orgullosos de su pasado y razonablemente conformes con un presente que, en muchos de ellos, arrastraba claras secuelas de las condiciones en que habían desempeñado su oficio, cambiaban el tono al hablar de un futuro más que incierto para su tierra y para sus gentes.
Estoy seguro de que no exagero al afirmar que sospechaban que su mundo se acaba y que flotaba en el ambiente la convicción de que un cierto castigo político de quienes en otros tiempos les utilizaron, va a obligar a la inexorable desertización social de unos territorios que dieron lo mejor de sí y que se han visto, a posteriori, irremediablemente condicionados por las consecuencias de las actividades a las que, en cierto modo, les condenó el incipiente capitalismo del momento.
Ninguno de ellos pareció tener dudas acerca de las posibilidades de que una reindustrialización seria insufle nueva vida en su cuenca. Diríase que sospechan que en los tiempos que corren los amos de siempre preferirán buscar operarios en colectivos con una menor tradición de lucha obrera.
Siempre me sorprendió ver el afán con el que los paisanos hojean los periódicos en esos chigres que tanto les gustan. Da qué pensar: ¡mineros que leen!.

Mariano Bermejo

martes, 19 de noviembre de 2013

Resignarse es suicidarse

Esta frase, la utilizaba el otro día en sus reflexiones Iñaqui Gabilondo, y me viene ahora a la cabeza cuando las noticias dan el acuerdo alcanzado en Madrid por los trabajadores de la limpieza.
Algunos medios de comunicación, llevaban ya unos días vendiendo a la opinión pública los trastornos que estaban padeciendo los contribuyentes de Madrid, a causa de la huelga que los trabajadores del sector estaban manteniendo.
No se estaba recogiendo la basura, y no solamente quedaba almacenada sino que los “trabajadores” en huelga estaban destrozando los contenedores, quemándolos y esparciendo la basura.
Había que desacreditar por todos los medios la huelga, sembrando en la opinión pública los desmanes y vandalismo de los huelguistas.
Casi con toda certeza se podría asegurar que quienes estaban haciendo los actos vandálicos no eran los trabajadores de la limpieza, sino los sicarios de quien pretendía reventar la huelga.
Pues bien, esos trabajadores han demostrado a todo el país su responsabilidad, manteniéndose firmes ante los atropellos a los que querían someterles sus empresas. ¿Como es posible que de la noche a la mañana una negociación que plantea 1.200 despidos y la bajada de un 42% del salario, se pueda zanjar con un ERTE de 45 días al año y una congelación salarial hasta el 2017?
No es de sospechar que en este caso lo que se pretendía, una vez más, por los empresarios era aprovechar las circunstancias coyunturales del momento para enriquecerse un poco más a consta de que sus trabajadores trabajasen más y cobrasen menos. Para más INRI, en vez de preocuparse por la destrucción de los puestos de trabajo, la alcaldesa de Madrid estaba muy preocupada en promover la modificación del derecho de huelga, derecho constitucional y que prácticamente es lo único que todavía nos queda a los trabajadores.
Todos sabemos de qué pie cojeamos, y en este país se está viendo el plumero a algunas clases sociales y políticas que llevaban algunos años como agazapados.
La desaparición de la clase media es el fin de muchos de estos personajillos, pretendiendo que todo vuelva al sitio que ellos marcan, los ricos a ser más ricos y los pobres a ser …. más pobres. ¿Como es posible que algunas personas que se ganan el pan de cada día con el sudor de su frente, puedan defender y votar a estas ideologías?
Una vez más aquello de la unión hace la fuerza ha quedado demostrado que sirve y que da resultados, tomemos buena nota de ello todos los trabajadores y unámonos, quedan muchas guerras por librar y debemos de estar todos unidos.
No podemos mirar para otro lado cuando alguno de nosotros es atropellado por esta sociedad en la que vivimos y que nos está devorando como a corderillos.
La solidaridad es nuestra arma más efectiva y debemos de usarla ante cualquier ataque. Resignarse es suicidarse y debemos de negarnos al suicidio.

martes, 29 de octubre de 2013

Algo se muere en el alma


Una vez más, la rabia contenida brota desde muy adentro de mí, una vez más las lagrimas afloran a mis ojos como consuelo a la aflicción que me embarga, una vez más tenemos que aumentar la lista de mártires, pues mártires son todos aquellos trabajadores que fallecen en el puesto de trabajo.
De nuevo quedan en el camino compañeros que ya no volverán a sus tajos, pero no porque les llegue la prejubilación, que tenían bien merecida, como la tienen todos los que llegan a ella, NO, ……….no volverán a sus tajos nunca más.
Honrados trabajadores que dejan atrás familias destrozadas e hijos a medio criar, dentro de la mina.
Mina traicionera que a más de dar el sustento, juegas todos los días una partida cuya apuesta es elevada. Todos los días debe de ganársete esa partida, pues por desgracia quien pierde no vuelve a jugar nunca más. No das revanchas.
Mina excavada en las entrañas de la tierra, que cuenta con muchos ardides en su juego y cuya arma letal, entre otras, es el grisú.
Fatídico gas que escondido en las profundidades, afloras traicioneramente llevándote nuestro más preciado bien, LA VIDA.
El pozo Emilio del Valle es el protagonista de la última historia de desgracia de nuestra gran familia, la familia minera. 
Atrás quedan recuerdos, unos lejanos como los de 1995 donde una deflagración de gas acabó con 14 de nuestros amigos y compañeros y otros más cercanos donde no por ser menor el número de los fallecidos son menos importantes, da igual que sea 1 o que sean 14.
La Familia Minera estamos de luto, porque fuimos mineros, porque somos mineros, porque…ante todo, seguimos siendo mineros y por ello estaremos como siempre presentes en los sepelios de nuestros compañeros. No hay justificación que nos aparte de cumplir con ese deber que tenemos hacia ellos.
Cada vez que un minero fallece, algo se muere en el alma y no se puede aguantar. 

lunes, 28 de octubre de 2013

La nueva, ¿y buena? libertad

Seis mineros muertos y un puñado más en el hospital. Teverga pueblo ejemplar. Montones de conciudadanos ejerciendo su derecho a dejarse ver. Unos se miran entre ellos. Otros les miran a ellos. Otros no pueden creer lo que ven sus ojos y protestan cuanto pueden.
Pero ¿de qué va todo esto?.  ¿Cuál es el mensaje de este teatrillo de feria?. ¿Qué nos están contando?. ¿Quién le escribe los discursos a este tipo?. ¿De verdad les damos razones para que nos crean débiles mentales?. Tiene que ser eso; si no es así, no se entiende.
¿Cómo es posible que los oligarcas impartan doctrina con semejante impunidad, con lo que nos ha caído encima?.
En mi casa empieza a hacer frío ya y ahora la calefacción es un lujo.
El frigorífico nos hace pedorretas muchas veces a lo largo de la semana.
Los chicos nos ven pasarlas putas y ya no saben si vamos o venimos.
Apenas tenemos respuestas.
Lo único claro es que a esta banda, a los que nos explican en qué nos hemos equivocado, el plan les ha salido redondo. Poco a poco, nuestros hijos irán aceptando la nueva realidad. No tardando mucho se verán agradeciendo a los hijos de ellos que les dejen cambiar su vida por las sobras del convite.
Pero no os preocupéis. Ellos seguirán admirándose ufanos unos a otros. Periódicamente nos honrrarán con su presencia en días señalados. Incluso estrecharán vuestras manos y recogerán los presentes ilusionados de vuestros hijos ya domados.
Son los ciclos. Que no lo queramos dar por bueno cuatro desclasados carece por completo de importancia. Sólo faltaría que ahora viniese yo a recordaros la historia.
Además, ya sabéis que las ideologías ya no son necesarias. Ahora vivimos mejor. Por fin hemos desentrañado el significado del término esfuerzo.

Que viva para siempre ésta, la buena, la auténtica libertad.

Mariano Bermejo

jueves, 3 de octubre de 2013

Pringaos del mundo entero, ¡uníos, joder!

Con este título aparecía el otro día un artículo en el periódico y el mismo me hizo reflexionar sobre lo que está pasando y sobre lo que nos está pasando.
El concepto de clase social está pasando por encima de la conciencia de clase y nuestro mundo se está convirtiendo algo abominable y aborrecible. Un mundo donde la diferencia de cases se distancia más y más, donde el rico es cada vez más rico y el pobre cada vez más pobre.
Se ha concebido la nueva clase social del “precariado” : trabajadores sin asideros psicosociales, inseguros, con empleos fugaces, nunca fijos, sometidos a jornadas ilimitadas, ingresos paupérrimos y a aceptar lo que se te ofrezca porque lo poco es más que nada.
Podemos hablar incluso del precariado contento, pues aunque sus condiciones laborales sean leoninas, según algunos deberían darse con un canto en los dientes pues hay muchos otros que no tienen ni eso.
¿Cómo es posible que la desidia o la resignación nos esté dominando?
¿No deberíamos dar un paso al frente?, ¿acaso renunciamos de golpe a aquella sociedad del bienestar por la que tanto se luchó y por la que tanto sufrieron nuestros familiares no tan lejanos?
¿Vamos a consentir que nos llamen pringaos a la puta cara y vamos a resignarnos aceptando todo y tragándonoslo todo?
La conciencia de clase que nos unía en la lucha contra las injusticias ¿Dónde está?
Se nos avecina un futuro muy malo y seremos culpables en buena parte de ello por no hacer nada. Han logrado individualizarnos de tal modo que nos han inmunizado contra las injusticias, tanto las ajenas como las propias.
Bertolt Brecht decía:
Primero se llevaron a los judíos, pero como yo no era judío, no me importó.
Después se llevaron a los comunistas, pero como yo no era comunista, tampoco me importó.
Luego se llevaron a los obreros, pero como yo no era obrero tampoco me importó.
Más tarde se llevaron a los intelectuales, pero como yo no era intelectual, tampoco me importó.
Después siguieron con los curas, pero como yo no era cura, tampoco me importó.
Ahora vienen a por mí, pero ya es demasiado tarde.
Reflexionemos y despertemos del letargo en el que estamos metidos.
"Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles."

miércoles, 11 de septiembre de 2013

IV encuentro de trabajadores

Como ya os dijimos en una entrada anterior que podéis buscar y leer en este enlace de nuestro blog http://pozotresamigos.blogspot.com.es/2013/06/el-30-de-noviembre-nos-reunimos-de-nuevo.html ponemos en marcha un nuevo encuentro de antiguos trabajadores del Pozo Tres Amigos, y ya van cuatro. En esta ocasión queremos darle un nuevo giro a los actos, saliéndonos un poco del estándar marcado hasta ahora en cuanto a ubicación y regalos. Eso si, seguiremos comiendo ante una buena mesa y bien servido por una empresa de restauración, en este caso el catering del Restaurante Las Carolinas, situado en la terraza del Talaso-Poniente de Gijon.
Queremos, como no, dar las gracias a todos los que en anteriores ocasiones han colaborado con nosotros de una u otra forma, para que con entrega e ilusión alcancemos esta IVª Edición en un ambiente de compañerismo, amistad, recuerdos y anécdotas, e intentando además que todo ello no caiga en el olvido.
Pues como os hemos dicho, este año, en combinación con nuestros compañeros y amigos de la Asociación Santa Barbara, hemos reservado para el último sábado del mes, la carpa que se instala en el céntrico parque de Mieres, e incluiremos nuestro evento dentro del programa de fiestas en honor de la patrona de los mineros, que se celebran todos los años en Mieres, gracias a la fantástica y altruista labor de los miembros de la directiva de la citada Asociación. Ya os anunciaremos aquí, el día de presentación del programa de las fiestas que realizaran en el salón de actos del Campus de Mieres.
Ya lo sabéis, este año nos toca reunirnos en Mieres, en el Parque Jovellanos, en la carpa instalada en su zona central, el sábado 30 de noviembre de 2013, a partir de las 12:30 de la mañana. 
Y para confirmar vuestra asistencia, es necesario YA, el ingreso de 40 € en el nº de cuenta: 2038-4105-00-3000841250 – CAJAMADRID (BANKIA), indicando nombre y apellidos. El plazo de pago y confirmación de asistencia finaliza el 30 de Octubre, así que no os despistéis.

El programa será el siguiente:
12:30 horas - Entrada a la carpa, encuentro con los compañeros
13:00    “     - Vino español y pinchos de bolla preñada
14:00    “     - Comida y sobremesa
19:00    “     - Apertura de la carpa a familiares

Al finalizar nuestra reunión, y tras la apertura al publico en general, dentro de la carpa continuaran los actos festivos organizados por la Hermandad de Santa Barbara, con música en directo, verbena, etc; eventos a los que quedáis todos invitados para seguir la fiesta.
Pues compañeros, quedamos todos emplazados para el 30 de Noviembre, día en que si nada lo impide nos volveremos a reencontrar y seguro que, además de todo lo anterior, tendremos alguna agradable sorpresa. Y recordad que si queréis contactar con nosotros para aportarnos ideas, colaboración, documentos, criticas, aclarar dudas, etc lo podéis hacer a través del email pozotresamigos@gmail.com o llamándonos a cualquiera de estos móviles 639113835 / 659086226 / 699647012.

¡¡Os esperamos!!

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Para aquellos que os gusta escribir

Se ha presentado una nueva edición del Concurso de Microrrelatos Mineros Manuel Nevado Madrid, a la que podéis presentaros todos aquellos que os gusta escribir, o que recordáis bonitas anécdotas  o los que no olvidáis las historias contadas por vuestros padres o abuelos, etc.  El contenido tendrá que aludir necesariamente a algún aspecto relacionado con nuestro mundo, con el mundo de la minería.
Algunos de los que nos seguís, nos enviáis comentarios que podrían perfectamente tener cabida en el Concurso, así que animaros, que los de Tres Amigos si queremos podemos. 
¿Os imagináis que el ganador fuese uno de nuestros compañeros? Suerte y a escribir.
Las bases del Concurso, las podéis consultar aquí 

domingo, 23 de junio de 2013

Pagar una deuda histórica

La justicia ha dicho que lo que se estaba haciendo con el colectivo de prejubilados de HUNOSA que era un atropello , que la empresa debe de pagar lo que nos ha quitado y pagar según lo acordado. Es un atropello pero un atropello recurrible.
Ya veremos lo que dice el supremo, pero de todas las maneras, diga lo que digan los jueces, nos den o nos quiten la razón (y los dineros), no podemos olvidarnos de nuestros ideales de solidaridad y de compañerismo. Debemos de seguir en la lucha y ahora más que antes. 
Supongo que ahora que volvemos a estar entrenados y aunque en teoría se ha arreglado lo nuestro no decaerá nuestro ardor guerrero y seguiremos de la mano de todos aquellos compañeros o colectivos que nos necesiten.
No podemos olvidar la deuda histórica que tenemos todos los prejubilados, y digo todos pues no nos salvamos ninguno. Deuda histórica con los compañeros de esta empresa, a la que accedimos todos y cada uno de nosotros gracias a la solidaridad demostrada por los compañeros que de aquella estaban en el tajo. Desprendiéndose de parte de su poder adquisitivo o más bien cambiándolo por puestos de trabajo. A esos compañeros se lo debemos y en pago a lo que ellos hicieron por nosotros debemos de estar de la mano de los compañeros que continúan en activo y que hoy por hoy tienen un futuro incierto. 
Nuestras recias manos, acostumbradas al duro trabajo,
pero también a alzarse contra las injusticias,
no deben temblar en apoyar a nuestros compañeros o
a todo aquel sector de la sociedad que lo precise.
Las luchas de la clase obrera deben de seguir llamándonos y en especial las que estén relacionadas con nuestro sector. El carbón debe de seguir manchándonos la cara como cuando estábamos en el tajo. Por nuestras venas corre la misma sangre que cuando estábamos con los bombachos puestos y arremetíamos contra el mundo
Me daría mucha pena y mucha vergüenza oír eso de : “ ahora como ya tienen lo de ellos arreglado al resto que les den…..”.
No lo podrán decir porque estaremos siempre a su lado, pagaremos las deudas y las pagaremos con mucho orgullo.
ANIMO Y NOS VEMOS EN LA CALLE. 

miércoles, 12 de junio de 2013

Porque fuimos mineros, porque somos mineros, porque…ante todo, seguimos siendo mineros del Pozu Tres Amigos


Como trabajador del pozo más pequeño de una gran empresa, que en su día estaba compuesta por más de 30 centros de trabajo ( pozos, minas, lavaderos, talleres, economatos….) tengo que decir, aunque a algunos les llegue a parecer petulante, que me siento orgulloso de haber pertenecido a la plantilla de dicho centro, un centro distinto, diferente al resto. Esto seguro que lo dicen todos los trabajadores del resto de los centros, pero la realidad es que como TRES AMIGOS no existió ni existirá nada. Sin menosprecio para el resto de centros, a los que respeto, éramos un centro muy familiar, allí nos conocíamos todos y por ello, al igual que en cualquier familia, estábamos pendientes unos de los otros, como si de hermanos se tratara. Lo que le pasaba a uno era como si nos lo hicieran al resto.
Pequeños pero trapudos. Cuando se convocaba huelga, era huelga para todos (en todas las familias hay alguna oveja negra), no importaba si el problema era de algún colectivo del pozo (picadores, barrenistas , ayudantes mineros, tuberos….) o si el problema venía de fuera.
Si al relevo de las 6,00 de la mañana aparecía alguien del comité por el cuarto de aseo, la pregunta acostumbrada era ¿asamblea con o sin bombachos?.
Con bambachos era para informar y sin bombachos …algo pasaba, ya nos lo explicarían, pero de momento taquilla cerrada.
En su día fuimos la punta de lanza de alguna huelgona (se inició en Tres Amigos y se difundió por toda la empresa), pero a su vez cuando había que trabajar se trabajaba. 
Aún recuerdo cuando ya sonaba el Pozo Tres amigos como candidato al cierre allá por los años 80, antes que Cerezal y Venturo. Fuimos resistiendo las embestidas y así llegamos al año 2000. Nuestros resultados y rendimientos avalaron su continuidad.
La diferencia con otros centros estaba en la manera de hacer las cosas. Sin caer en el asambleísmo, los trabajadores estábamos informados de todas las negociaciones que se llevaban en el centro y en la empresa puntualmente, además participábamos de las decisiones antes de tomarlas. Aún recuerdo como si fuera hoy como se convocaba a los colectivos antes de ir a negociar para una rampla o para un colectivo, y como además del comité, asistía como asesor alguno de los implicados. 
De casi nada le valía a los jefes querer negociar en particular con nadie, para eso estaba el comité. En todo momento sabías lo que ganarías en función de donde estuvieras, pues estaba marcado en las tablas.
Aún recuerdo cuando bajó la jefatura de Polio, queriendo hacer cambios y nuevas negociaciones. De nada les sirvió, allí estaba todo atado y bien atado y los que venían de fuera (jefes) a adaptarse. Los compañeros se adaptaron enseguida pues tenían las puertas y los brazos de los que allí trabajábamos, abiertos de par en par. 
Una imagen de la reunión del año pasado
Una vez en la lampistería alguien dijo “ aquí no hay trabajadores de Polio, ni de Barredo, ni de la Rebaldana, ni de San Victor, aquí somos todos de Tres Amigos y como tal todos somos iguales.
Por eso, por todo eso y más, el mi pozin fue diferente, es diferente y seguirá siendo diferente.
Este año, como los otros, volveremos a vernos en Noviembre y seguiremos siendo tantos o más. Lo llevamos dentro. Un saludo

sábado, 1 de junio de 2013

El 30 de Noviembre, nos reunimos de nuevo

Aquellos que en Noviembre tengáis una apretada agenda de movilizaciones reivindicativas, o los que penséis casaros, por la iglesia eso si, o a los que os coincida el relevo, o los que vayáis a preparar una barbacoa con los amigos, o los que estéis plegando las cuerdas para iros de escalada, o los que buscáis en Internet un billete para el primer viaje del AVE en esta región, o los que seáis invitados o quizás vayáis a recibir uno de los premios Príncipe de Asturias, ya podéis ir cambiando los planes.¿Qué porque? Pues porque el día 30 de Noviembre, por primera vez en Mieres y en primicia mundial, en la fantástica y acondicionada carpa instalada en el Parque Jovellanos, se celebrará a partir de las 12:30 horas la reunión de Trabajadores del Pozu Tres Amigos.
Como podéis ver, la carpa está perfectamente acondicionada
En esta ocasión queremos volver a nuestros orígenes, y para ello, y en combinación con nuestros amigos de la Asociación Santa Barbara, hemos reservado para el último sábado del mes, la carpa que se instala en el céntrico parque de Mieres, e incluiremos nuestro evento, dentro del programa de fiestas en honor de la patrona de los mineros.
Queremos así, darle un nuevo giro a los actos, saliéndonos un poco del estándar marcado hasta ahora en cuanto a ubicación y regalos. Eso si, seguiremos comiendo ante una buena mesa y bien servido por una empresa de restauración. 
Vosotros seréis quienes vais a juzgar si los cambios son positivos y realmente nuestra intención obtiene sus resultados. Pero para ello, lo primero es acudir, así que ya sabéis, anotad en el calendario que el día 30 de noviembre lo tendréis ocupado en recordar y recuperar nuestro trabajo, nuestros compañeros, nuestros amigos,….. nuestra vida.
Os seguiremos informando.

viernes, 31 de mayo de 2013

El pasado puede y debe ser futuro

Si ellos no hubieran luchado, ¿donde habríamos trabajado nosotros?

La apatía, la desgana…….., son las disculpas medio legales, que nos damos a nosotros mismos, o entre nosotros, para así tapar la realidad, la cruda realidad y ésta es ni más ni menos que está triunfando el individualismo, el egoísmo y sobretodo la falta de conciencia de clase.
El futuro no es nada halagüeño, pero si nos olvidamos del pasado, jodidos estaremos.
Ya vale de expresiones como "…yo ya luché lo mío…", "…aquello de antes si que eran luchas...” "….la culpa ye de .....". 
¿Como ye posible que después de mamar durante tantos años de la teta de la conciencia de clase, que recibimos tanto en nuestros hogares, como en los centros de trabajo, ahora seamos capaces de volvernos tan apáticos o como dicen los chavales tan pasotas?.
¿Qué herencia les dejaremos a nuestros hijos? ¿Una sociedad de parados, con escasas posibilidades de futuro y donde el espejo en el que mirarse sea el de la resignación?
¿Eso es lo que queremos? Pensemos que el espejo donde se miran nuestros hijos somos nosotros mismos y serán un fiel reflejo de lo que vean.
¿Acaso les estamos transmitiendo ese espíritu de lucha o de conciencia de clase que toda la vida nos llenó de orgullo o por el contrario les estamos transmitiendo apatía, egoísmo y resignación?.
Sobre nuestras conciencias debe de recaer el sentimiento de culpabilidad por lo que está pasando, y no nos engañemos echándole las culpas al gobierno.
No hacen falta grandes hechos o hazañas, simplemente participando en todos aquellos eventos que se nos brinden, llamémosles jornadas, manifestaciones, coloquios……… o simplemente no dejando morir aquello de lo que somos verdaderos expertos y que si antaño funcionó no tiene porque dejar de hacerlo ahora y que es ni mas ni menos que el sentimiento de clase, ese sentimiento solidario y de lucha contra la injusticia de la que toda la vida nuestra clase obrera y minera se sintió tan orgullosa y por la siempre hemos sido conocidos en este país.
Animo a todos y lo dicho participemos ( aunque solo sea un poquitín más).

jueves, 30 de mayo de 2013

Jornadas en la Casa de la Cultura

Hoy no puedo dejar de poner en este blog minero y reivindicativo, el tríptico de las V Jornadas sobre Historia y Patrimonio, organizadas magníficamente por nuestros compañeros y amigos de la Asociación Santa Barbara, por un solo motivo: tenemos la batalla perdida, tenemos perdida la batalla al olvido. No se muy bien contra que o contra quien, si contra las nuevas tecnologías, contra las vinotecas progres, contra el bombardeo mediático o quizás, contra nosotros mismos. Y me explico. 
Hace unos días escribía, en una entrada anterior “En estos duros tiempos que vivimos, es necesario que no olvidemos nuestro origen, y es imprescindible que, si lo olvidamos, alguien nos lo recuerde” Pues bien amigos, ni aunque nos lo recuerden. Llegar al salón de la Casa de la Cultura, y encontrarte con veinte personas en una charla-coloquio sobre “el legado de las luchas mineras” dentro del movimiento obrero en las Cuencas, es para echarse a llorar, es para pensar que tengo que, en cuanto llegue a casa, hacer la maleta coger a mis hijas e irme de aquí porque no tenemos futuro. Si no podemos, o no queremos, o no dejamos, que nos recuerden nuestros orígenes, compañeros, esto está en su punto final. Como dijo en su día Marcelino Menéndez Pelayo, "Pueblo que no sabe su historia es pueblo condenado a irrevocable muerte. Puede producir brillantes individualidades aisladas, rasgos de pasión de ingenio y hasta de género, y serán como relámpagos que acrecentará más y más la lobreguez de su noche."
Lo siento pero me niego a pensar que lo que algunos hacemos, intentando conservar la memoria, intentando sentirnos parte de un colectivo que exportó carbón pero también conciencia de clase, espíritu reivindicativo, apego a su tierra, es nadar contra corriente; me niego a reconocer que el futuro de mis hijas esta lejos de aquí, me niego a que seamos nosotros, los habitantes de estas Cuencas los que nos auto condenamos, con nuestra apatía y nuestra desidia, al olvido y a la desesperanza, a languidecer hasta morir.
Y es que, y volviendo a la charla ¿Dónde estaban los sindicatos de la minería o sus representantes cuando iban a ser citados reiteradamente en la conferencia como parte fundamental del movimiento obrero? ¿Dónde estaban los propios miembros de la junta directiva de la Asociación? Quizás como dice un  buen amigo, que como el que esto escribe, estaba presente en la sala “es que todos esos son prejubilados y piensan que ya esta todo hecho”.
Que cada cual saque sus propias conclusiones.

lunes, 27 de mayo de 2013

El día que acabó la crisis

Un buen día del año 2014 nos despertaremos y nos anunciarán que la crisis ha terminado. Correrán ríos de tinta escritos con nuestros dolores, celebrarán el fin de la pesadilla, nos harán creer que ha pasado el peligro aunque nos advertirán de que todavía hay síntomas de debilidad y que hay que ser muy prudentes para evitar recaídas. 
Conseguirán que respiremos aliviados, que celebremos el acontecimiento, que depongamos la actitud crítica contra los poderes y nos prometerán que, poco a poco, volverá la tranquilidad a nuestras vidas.
Un buen día del año 2014, la crisis habrá terminado oficialmente y se nos quedará cara de bobos agradecidos, nos reprocharán nuestra desconfianza, darán por buenas las políticas de ajuste y volverán a dar cuerda al carrusel de la economía. Por supuesto, la crisis ecológica, la crisis del reparto desigual, la crisis de la imposibilidad de crecimiento infinito permanecerá intacta pero esa amenaza nunca ha sido publicada ni difundida y los que de verdad dominan el mundo habrán puesto punto final a esta crisis estafa -mitad realidad, mitad ficción-, cuyo origen es difícil de descifrar pero cuyos objetivos han sido claros y contundentes: hacernos retroceder 30 años en derechos y en salarios.
Un buen día del año 2014, cuando los salarios se hayan abaratado hasta límites tercermundistas; cuando el trabajo sea tan barato que deje de ser el factor determinante del producto; cuando hayan arrodillado a todas las profesiones para que sus saberes quepan en una nómina escuálida; cuando hayan amaestrado a la juventud en el arte de trabajar casi gratis; cuando dispongan de una reserva de millones de personas paradas dispuestas a ser polivalentes, desplazables y amoldables con tal de huir del infierno de la desesperación, entonces la crisis habrá terminado. 
Un buen día del año 2014, cuando los alumnos se hacinen en las aulas y se haya conseguido expulsar del sistema educativo a un 30% de los estudiantes sin dejar rastro visible de la hazaña; cuando la salud se compre y no se ofrezca; cuando nuestro estado de salud se parezca al de nuestra cuenta bancaria; cuando nos cobren por cada servicio, por cada derecho, por cada prestación; cuando las pensiones sean tardías y rácanas, cuando nos convenzan de que necesitamos seguros privados para garantizar nuestras vidas, entonces se habrá acabado la crisis. 
Un buen día del año 2014, cuando hayan conseguido una nivelación a la baja de toda la estructura social y todos -excepto la cúpula puesta cuidadosamente a salvo en cada sector-, pisemos los charcos de la escasez o sintamos el aliento del miedo en nuestra espalda; cuando nos hayamos cansado de confrontarnos unos con otros y se hayan roto todos los puentes de la solidaridad, entonces nos anunciarán que la crisis ha terminado. 
Nunca en tan poco tiempo se habrá conseguido tanto. Tan solo cinco años le han bastado para reducir a cenizas derechos que tardaron siglos en conquistarse y extenderse. Una devastación tan brutal del paisaje social solo se había conseguido en Europa a través de la guerra. Aunque, bien pensado, también en este caso ha sido el enemigo el que ha dictado las normas, la duración de los combates, la estrategia a seguir y las condiciones del armisticio. 
Por eso, no solo me preocupa cuándo saldremos de la crisis, sino cómo saldremos de ella. Su gran triunfo será no sólo hacernos más pobres y desiguales, sino también más cobardes y resignados ya que sin estos últimos ingredientes el terreno que tan fácilmente han ganado entraría nuevamente en disputa. 
De momento han dado marcha atrás al reloj de la historia y le han ganado 30 años a sus intereses. Ahora quedan los últimos retoques al nuevo marco social: un poco más de privatizaciones por aquí, un poco menos de gasto público por allá, y voilà: su obra estará concluida. 
Cuando el calendario marque cualquier día del año 2014, pero nuestras vidas hayan retrocedido hasta finales de los años setenta, decretarán el fin de la crisis y escucharemos por la radio las últimas condiciones de nuestra rendición.
                                                                                              Anonymous